Vista de la Phrozen Sonic Mini 8K
Ajustes básicos de la Phrozen Sonic Mini 8K, tan sencillos como vitales
3 enero, 2022

Phrozen Sonic Mini 8K, primera impresión, gran resolución pero podía ser mejor

Detalle de una impresión con la Sonic Mini 8K

Tras el unboxing llega la primera impresión de la Phrozen Sonic Mini 8K en la que demuestra su gran potencial aunque no está exenta de pequeños detalles que la ensombrecen.

No cabe duda de que una máscara LCD de 8K, para un plano de impresión XY ligeramente mayor que el de una Sonic Mini 4K, es un gran reclamo de compra.

Y es que la nueva Mini 8K tiene una resolución XY de 22 micras, lo que comparado con los ya estupendos 35 micras de Mini 4K, es casi un 40% mejor, y eso significa impresiones más detalladas y nítidas.

Tras publicar nuestro unboxing de la Phrozen Sonic Mini 8K es la hora de comenzar a imprimir con ella, para conocer de primera mano si vale la pena estos 8K y las 22 micras en XY.

Tras la puesta a punto y ajustes básicos de la 8K lo primero que hicimos fue hallar el tiempo de exposición de un par o tres de resinas. Evidentemente usamos la Phrozen Aqua Gray 4K como punto de partida.

En la primera impresión de la Phrozen Sonic Mini 8K constatamos su elevada resolución, y que no flexa en absoluto

La primera sorpresa es que la potencia de la fuente de luz UV led lateral, que es una de las grandes novedades escondidas en el interior de esta 8K, será muy uniforme, pero es menos potente que la de la Mini 4K. Y esto ya es una gran decepción.

Y así es, porque en nuestras pruebas de exposición hemos hallado que para curar el mismo grosor de resina que en una Mini 4K requiere más tiempo.

En esta ocasión trabajamos con la resina Phrozen Aqua Gray 4K, con muy buenos resultados.

Hemos realizado pruebas de exposición con varias resinas y en la gran mayoría la Mini 8K requiere más tiempo. Solo con alguna resina logra igualar a la Mini 4K, pero esto no debería ser así.

Según Phrozen en esta 8K recomiendan un tiempo entre 2 y 2,5 segundos para imprimir a 50 micras con la Aqua Gray 4K, y nosotros damos fe que por debajo de los 3 segundos las piezas no se imprimen correctamente porque fallan los soportes con contactos de 0,35 mm. En la Mini 4K con la misma resina usamos tiempos de exposición de 2,2 segundos…

A la hora de trabajar con esta impresora hay buenos detalles que ayudan. La cubeta se retira y se maneja muy fácilmente y los vertederos en las cuatro esquinas facilitan el vaciado; una buena idea. En cambio el anodizado en negro del aluminio se mancha fácilmente, y no se limpia a no ser que sea con alcohol.

La resolución 8K solo se nota en piezas muy, muy detalladas

Hay que vigilar siempre a la hora de volver a colocar la cubeta en la impresora ya que las cuatro «patas» que incorpora pueden rayar la máscara LCD.

En cambio son perfectas ya que puedes retirar la cubeta de la impresora y dejarla en cualquier superficie ya que la lámina FEP no entrará en contacto con la superficie donde deposites la cubeta.

Donde sacaremos partido a esta Mini 8K es imprimiendo piezas muy detalladas y pequeñas -o grandes y muy detalladas-.

Para preparar nuestros archivos de prueba lo realizamos con Chitubox 1.9, ya que las anteriores versiones no son compatibles. Una vez grabados en el pendrive USB Sandisk de 8 Gb -el mismo de la Mini 4K y la Mighty- que viene con la impresora, procedemos a imprimir.

Más buenos detalles: en la pantalla LCD táctil es posible modificar los parámetros de la impresión antes o durante la impresión, como exposición de las capas base, el número de capas base o la exposición de las capas normales.

También se puede variar el tiempo de reposo antes de la elevación de la base, o el tiempo de espera al encendido de la luz led tras la llegada de la base de impresión al fondo de la cubeta.

En superficies curvas las curvas de nivel siguen presentes

Pero no es posible variar la intensidad de la fuente de luz led, cosa que sí se puede hacer en una Mighty, por ejemplo. Una pena.

Su motor stepper es muy silencioso, al contrario que en la Mini 4K, pero el ventilador se nota bastante. La pantalla táctil LCD es más fácil de operar porque es algo más grande, y el puerto USB en el frontal es todo un acierto.

El «ángulo mágico» imprimiendo a 50 micras es de 66,3º. No aparece ni una línea de impresión, que sí se aprecian a 30º.

En nuestros archivos de pruebas hemos comprobado que el brazo que soporta la base e impresión no flexa en absoluto. La pieza plana rectangular de prueba no mostró diferencias de grosor en ninguno de sus extremos.

Y hemos notado que el tiempo de exposición de las capas base nunca debe bajar de los 30 segundos; por cierto, no hemos lijado la base de impresión, ya que el grabado láser de serie se muestra bastante adherente.

Otro detalle es que con la resolución de 22 micras si se imprime a 50 micras el «ángulo mágico» es de 66,3º, es decir, que una pieza colocada con este ángulo respecto a la base de impresión, no mostrará las temidas líneas de impresión.

Imprimiendo piezas sin detalle notarás la diferencia solamente en bordes más nítidos

Sí, porque aunque tenga 22 micras de resolución XY, estas líneas se pueden apreciar en una cara con un ángulo de 30º, aunque son realmente ligeras y fáciles de eliminar con un poco de papel de lija.

Utilizamos el archivo de prueba de exposición XP2 de Phrozen. Bajo el microscopio se aprecia el detalle a 2 y 3 segundos de exposición. Tres segundos es la frontera entre éxito de impresión y buen detalle.

Tras imprimir nuestros STL de pruebas hemos constatado que para sacarle todo el partido a esta 8K hay que imprimir piezas muy detalladas, y con detalles realmente minúsculos.

Sí, tiene más precisión e imprime los ángulos con mayor nitidez, pero en piezas grandes sin detalles pequeños no se aprecia la diferencia con una Mini 4K.

Y cuando decimos pequeños detalles hablamos de tamaños de medio milímetro o menos. A este nivel no tiene parangón; no hay impresora que la supere.

En piezas con ángulos a 66,3º, imprimiendo a 50 micras, no aparecen líneas de impresión

Otro tema a tener en cuenta es que el plano de impresión XY es menor en el eje vertical que en la Mini 4K. Esta Phrozen Sonic Mini 8K tiene una base de impresión de 165 x 72 mm (x 180 mm), mientras que la mini 4K es de 135 x 75 mm (x 130 mm), por lo que el área de impresión XY es más estrecha y alargada. Una pena no haber llegado a los 165 x 80 mm al menos.

¿Vale la pena respecto a una Phrozen Sonic Mini 4K?

Si imprimes piezas con detalles normales, no vale la pena. Si necesitas imprimir piezas realmente muy detalladas o de encaje perfecto entonces necesitas la 8K. La verdad, cuesta diferenciar la misma pieza sin detalles minúsculos impresa en la 4K o la 8K.

Pagas un dinero extra (se vende en 3DJake a 537 euros más IVA y gastos de envío, con la Mini 4K de oferta a 288 euros más IVA) solo para imprimir piezas con más resolución y más altas respecto a una Mini 4K, porque la base solo es un poco más grande. O sea que tampoco te van a caber muchas más piezas en la bandeja de esta 8K.

Sinceramente, esta Mini 8K puede imprimir detalles tan pequeños que ni los verás a simple vista… ¿Estamos preparados para tanta resolución? ¿La necesitamos?

1 Comment

  1. Isidoro dice:

    Muy interesante, seguire a la espera que la probeis mas ! buen analisis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Por favor, para seguir navegando acepte la política de cookies y privacidad del sitio. Consulte aquí nuesta Política de Cookies y nuestra , Política de Privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies