impresion3daily imprimir esmeraldas con tu msla
Imprimir esmeraldas en tu MSLA, tan increíble como cierto
22 marzo, 2021
impresion3daily phrozen sonic mighty primera impresion
Phrozen Sonic Mighty, primera impresión, no tan estupenda como pinta
31 marzo, 2021

Velocidad de elevación en Chitubox, otra clave para no tener errores

impresion3daily velocidad de elevacion en chitubox

Los ajustes a la hora de imprimir van más allá del tiempo de exposición, y es que la velocidad de elevación en Chitubox es clave.

La semana pasada comenzamos a comentar algunos ajustes desconocidos de Chitubox como el tiempo de apagado o light-off.

También comentamos que este parámetro también iba ligado a la velocidad de elevación -lifting speed- y a la distancia de elevación de la base de impresión.

Pues bien, hoy hablaremos de la altura y la velocidad de elevación de la base de impresión, otra clave para evitar fallos de impresión. También podríamos referirnos a ellos como velocidad de despegado o altura de despegado, aunque nadie usa estas denominaciones.

La velocidad de elevación en Chitubox puede ajustarse para capas base o normales

Nada peor comprobar que, una vez finalizada la impresión, las estructuras de soporte están perfectamente generadas, pero la pieza se ha quedado pegada al FEP…

Entre otros muchos factores, entre los que se cuentan un tiempo de exposición insuficiente, o unas estructuras de soporte con puntos de contacto muy pequeños, también debe contarse la velocidad y la altura de elevación de la base de impresión.

En Chitubox tenéis estos parámetros en Configuración/Impresión, tal y como podéis ver en la imagen que ilustra el artículo.

Y, evidentemente, la velocidad y la altura, dependiendo de la impresora, se pueden ajustar para las capas base y las capas normales.

Vamos a ver cómo influyen estos parámetros.

La explicación es fácil: cuando la base de impresión se eleva para despegar la capa solidificada en la lámina FEP, también tira de la lámina FEP, hasta que la pieza se despega… ¡o no!

Las piesas pequeñas y delicadas deben imprimirse con velocidades de elevación bajas

La lámina FEP es flexible, se deforma y permite cierta movilidad. Si la lámina plástica está bien tensada solo se elevará entre uno y tres mm, por lo que si la base se eleva más logrará despegar con éxito la pieza.

En cambio si se eleva muy poco no conseguirá despegar la capa del FEP, y aquí se arruina la impresión. O sea que la base de impresión debe elevarse al menos 3-4 mm, hasta unos 6 mm más o menos, quizás más si se trata de una resina elástica.

Una vez entendido esto vamos a hablar de la velocidad de elevación de la base de impresión, también muy importante.

Y para entenderlo correctamente usaremos un símil: el de una tirita pegada a nuestra piel…

Ya sabéis que una tirita la podéis despegar rápidamente de un tirón, o despegarla poco a poco. Los dos métodos son válidos pero en determinados casos es mejor usar una determinada velocidad.

Estos parámetros también deben ajustarse dependiendo de la resina utilizada

Si estamos imprimiendo estructuras delicadas, con soportes delgados, o pequeñas piezas realmente pequeñas, con muchos detalles, lo mejor será usar una velocidad de despegado lenta, para evitar arrancar la pieza de los soportes.

En este caso estamos hablando de usar velocidades del orden de 40 a 60 mm/min, no más.

Si, en cambio, estamos imprimiendo una pieza grande, con estructuras de soporte gruesas y con puntos de unión de buen diámetro, podéis usar una velocidad de elevación rápida.

Con piezas grandes y robustas podemos usar velocidades de elevación de entre 60 y hasta 100 mm/min. Algunos comentan que se puede subir hasta 150 mm/min, pero nosotros no lo hemos probado.

Evidentemente el tiempo total de impresión se ve afectado: a más altura de elevación y a menor velocidad de elevación el tiempo total de impresión es mayor.

Y viceversa, con un ajuste de impresión con una menor altura de elevación y una mayor velocidad de despegado tendrás impresiones más rápidas.

Por cierto, algunos fabricantes de resinas están comenzando a facilitar también estos datos para los valores de impresión de cada una de sus resinas -sus características también influyen-, por lo que hay que tenerlos en cuenta cada vez más.

También veréis otro parámetro justo debajo de los anteriores, la velocidad de retracción, que no es más que la velocidad a la que la base de impresión baja para volver a entrar en la resina de la cubeta. Dejadlo a 150 mm/min, como viene por defecto.

Ajustando estos parámetros lograréis afinar aún más vuestras impresiones, ya que os permitirá usar estructuras de soporte con puntos de unión más puntuales que, a su vez, dejarán menos marca en la pieza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Por favor, para seguir navegando acepte la política de cookies y privacidad del sitio. Consulte aquí nuesta Política de Cookies y nuestra , Política de Privacidad ACEPTAR

Aviso de cookies